Cómo hacer queso fresco casero con 3 ingredientes {sin cuajo}

Cómo hacer queso fresco casero con sólo 3 ingredientes, sin cuajo y sin necesidad de equipos especiales, es un proceso totalmente artesanal.

Hacer queso fresco en casa ha sido una de las cosas que más satisfacción me ha dado; ha sido toda una revelación, como si descubriera algún poder mágico.

Porque uno piensa que elaborarlo requiere equipos especiales y todo un aparataje, pero nada de eso, este proceso es totalmente artesanal con ingredientes y equipos que tenemos en casa obteniendo resultados satisfactorios.

El queso fresco o queso blanco como le decimos en Venezuela, es parte fundamental de nuestra dieta diaria. ¿A quién no le gusta una arepa calientica con queso rallado para el desayuno?

Quizás sea por nuestro clima tropical que tenemos una cultura quesera muy particular y preferimos los quesos frescos a los madurados, hay distintas variedades que se producen en todo el país con características muy particulares; los hay hechos con leche de vaca, de búfala o de cabra, logrando distintas consistencias.

Pues yo en mi afán de acercarme a esos sabores venezolanos, quise hacer mi propio queso en casa aunque diste un poco de las técnicas propias que se usan en la elaboración de estos quesos.

Cómo hacer queso fresco

El proceso para hacer este queso, es muy fácil y es parecido al que seguí para hacer el yogurt casero.

En primer lugar, necesitaremos leche líquida, de esa que encontramos en el supermercado; debo aclarar que he usado leche completa, no he probado con leche baja en grasa. Lo ideal sería leche de vaca fresca, pero no tengo acceso a ninguna.

No funciona leche de larga duración (UHT) ni leches vegetales.

Esta receta es muy práctica ya que no requiere cuajo, que puede ser difícil de encontrar en algunos lugares.

Para cuajar la leche necesitaremos limón o vinagre (yo usé éste último) y he probado agregando yogurt o crema agria a la mezcla, buscando darle la cremosidad y un poco de ese sabor particular de los quesos frescos venezolanos.

Una vez que logramos la cuajada de la leche, podemos prensarlo para lograr un queso más firme o dejarlo en ese estado grumoso, parecido a la ricota.

Si se prensa, a medida que el queso se enfría, se compacta y es posible rallarlo. Para ello me he ayudado de la coladora (que tengo sólo para este uso) entorchando para hacer presión e ir dando forma al queso.

En este punto del prensado, se pueden agregar algunas hierbas o condimentos como ají dulce o pimentón, perejil, albahaca, incluso algunas nueces para darle un toque interesante.

Ingredientes
2 litros de leche líquida pasteurizada (no de larga duración ni leches vegetales)
75 gramos de yogurt natural o crema agria (opcional)
1/4 taza de vinagre blanco o jugo de limón (o un poco mas, ver notas)
1 cucharadita de sal

Preparación:
En una olla de acero inoxidable suficientemente grande, colocar la leche y calentar a fuego medio hasta que comiencen a aparecer pequeñas burbujas que suben por el borde de la leche y comienza a salir humo, lo que indica que casi va a hervir, alrededor de 22 minutos.
Cuando la leche esté caliente, pero todavía no haya llegado al punto descrito en el paso anterior, sacar 1 taza de leche y agregar el yogurt o crema agria y mezclar.
Cuando llegue al tiempo de los 22 minutos, y que la leche esté al punto de hervir, agregar la leche mezclada con el yogurt o crema y el jugo de limón o vinagre.
Verás cómo de inmediato se separa la leche formando la cuajada, quedará un suero amarillento separado de la cuajada.
Retirar la olla del fuego, retirar la cuajada con ayuda de una cuchara con orificios o colador. Drenar el producto colocando la cuajada en un colador forrado con lienzo limpio; también puedes utilizar una coladora de tela
Colocar la cuajada en una taza, agregar la sal y mezclar con la mano o un tenedor. En este punto pudes dejarlo grumoso, como una ricotta o seguir al siguiente paso de prensarlo para tener un queso más firme
Para prensar el queso, entorchar la coladora o el lienzo, para ir sacando el suero y que vaya tomando forma; cuanta más presión al prensarlo y tiempo de drenado, mas firme será el queso.
Cuando el queso esté a temperatura ambiente, envolverlo en un plástico, que quede bien apretadito y si desea, puede colocarlo en un envase para que tome forma redonda, cuadrada, como desee. Refrigerar por al menos 24 horas. Servir y disfrutar
Notas:
Al agregar el limón o el vinagre la leche debe cortarse de inmediato y verse el líquido amarillento, si esto no sucede, debe agregar un poco más de ácido para lograr que la leche se separe bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *